Tratamiento de la incontinencia en la mujer: Métodos no quirúrgicos

El tipo de incontinencia que usted tenga determinará el tratamiento que más le conviene. Sus síntomas, su edad y cualquier problema que se descubra también influyen en el tratamiento. Si bien algunos tipos de incontinencia pueden llegar a requerir cirugía en algún momento, los tratamientos no quirúrgicos pueden ser efectivos en muchos casos. Los tratamientos no quirúrgicos incluyen, por ejemplo, cambios en el estilo de vida, ejercicios para fortalecer los músculos y medicamentos.

Tratamientos no quirúrgicos

Los tratamientos para la incontinencia urinaria de esfuerzo incluyen:

  • Entrenamiento de la vejiga

  • Cambios en el estilo de vida, como pérdida de peso y aumento de actividad si la incontinencia se debe al sobrepeso

  • Medicamentos, si no ha ayudado el entrenamiento de la vejiga

  • Ejercicios para los músculos del piso pélvico

Cambios en el estilo de vida

  • Pérdida de peso. El exceso de peso somete a los músculos del piso pélvico a esfuerzos adicionales. El ejercicio y una buena dieta pueden ayudarle a perder peso y aumentar la efectividad de otros tratamientos.

  • Adopción de ciertos cambios en la dieta. Algunas sustancias aumentan la necesidad de orinar; por esto, sería bueno que no las consumiera. Estas incluyen bebidas con cafeína y el alcohol. Pregúntele a su proveedor de atención médica si estos u otros cambios en la dieta podrían ayudarle.

  • Dejar de fumar. El cigarrillo puede producir una tos a largo plazo (crónica) que somete a los músculos del piso pélvico a un esfuerzo constante. Además, el hábito de fumar puede perjudicar a la vejiga y la uretra.

Ejercicios para los músculos del piso pélvico

Existen ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos del piso pélvico, que actúan de sostén para sujetar a la vejiga y la uretra en su posición, y además ayudan a mantener cerrada la uretra. Si los músculos del piso pélvico están débiles, la orina podría escaparse. Para fortalecerlos, haga los ejercicios todos los días. En unos cuantos meses, los músculos se habrán fortalecido y estarán mucho más apretados. Esto puede ayudar a evitar las pérdidas involuntarias de orina.

Primer plano de un corte transversal de la pelvis femenina donde se muestra la vejiga llena de orina.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.